NOTICIAS

14 de Enero del 2016 | 16:03

¿Cómo sobrellevar unas vacaciones no tan buenas?

¿Cómo sobrellevar unas vacaciones no tan buenas?

Las vacaciones… ese momento tan esperado del año que, sin embargo, nos puede deparar momentos poco esperados. Sí, porque no obligatoriamente nuestras vacaciones van a salir como nosotros lo esperamos.

Aún así, esto no debe de ser motivo para odiar las vacaciones, debemos reconocer que hay cosas que no podemos controlar y que lograr las vacaciones perfectas es casi una utopía.

Aquí te brindamos 3 estrategias para superar los malos ratos que sufras durante tus vacaciones:

Modera tus expectativas

Tienes una gran reunión que organizar, pero esos 2 amigos de toda de tu vida te fallan. Acabas de realizar un viaje y tu equipaje no llegó a tiempo.

Organizaste una salida a la playa y olvidaste la sombrilla. Mil y un cosas de este tipo pueden ocurrir durante tus vacaciones. Sin embargo, eso no es motivo como para enojarse, son cosas que suceden todo el tiempo y tus vacaciones no están exceptuadas de ellas.

Lo que te recomendamos es que lejos de “volar” con tus expectativas durante tus vacaciones, aterrices sobre tierra y comiences a elaborar un plan de acción para tus vacaciones. El viaje que pretendes realizar, las salidas de fin de semana que tienes previstas, las reuniones a las que asistirás, las cenas que organizarás, etc., en una pequeña agenda, para que cuando llegue el momento de realizarlas siempre tengas el pleno control de la situación.

Cuida tus emociones

Las vacaciones también representan un momento de intenso vaivén de nuestras emociones, puesto que así como gozamos de espacios de intensa alegría, también sufrimos intervalos de tristeza total. Te ponemos un caso: has invitado a una reunión en tu casa a todos tus compañeros de promoción. Con una intensa emoción recibes a cada uno de ellos cuando llegan a tu hogar, sin embargo, hay algunos ausentes que habían dado su palabra de asistir y no lo han cumplido. Tu alegría se trasforma en molestia intensa.

Este cúmulo de sensaciones puede parecerte natural, y de hecho lo es, pero no es nada racional. ¿Por qué? Porque solo has pensado en ti, y no en lo que querían o podían hacer tus compañeros. Quizás tenían que asistir a la actuación de uno de sus hijos. O les afectó un cuadro severo de gripe. Por supuesto, que en el momento de furia no piensas en ellos, solo te concentras en ti. Modera tus emociones pensando en “ellos”, y no solo en tu ser.

No esperes que adivinen lo que quieres

Son tus vacaciones, no es un reinado que te han otorgado por un mes. La gente que te rodea no necesariamente tiene que saber cuáles son tus necesidades actuales, más allá que te parezcan muy obvias.

Si estás trabajando duro para que todo salga a la perfección en tu viaje de vacaciones, tu compañero de aventuras no tiene la obligación de darte la mano, porque en realidad posiblemente no conozca que has estado leyendo las cartillas de viajes, comprando los boletos de avión, haciendo las reservaciones, adquiriendo los artículos básicos de viaje, etc. Recuerda que la gente a tu alrededor tienen sus propias preocupaciones, no tienen por qué estar pendientes de lo que hagas.