NOTICIAS

12 de Marzo del 2018 | 08:58

Guía básica y esencial sobre penalizaciones en google

Guía básica y esencial sobre penalizaciones en google

El motor de búsqueda más importante del planeta, Google, generó el 62 por ciento de todo el tráfico del comercio electrónico entre julio de 2016 y junio de 2017; así como el 63 por ciento de los ingresos comerciales en línea, según un estudio elaborado por Wolfgang Digital sobre e-commerce basado en 143 millones de sesiones de sitios web.

De acuerdo con el informe, únicamente el 18 por ciento de los negocios online resultan del tráfico directo, es decir dirigirse directamente al sitio, esto significa que si una empresa no está clasificando bien su búsqueda en Google, está perdiendo beneficios potenciales.

Anteriormente, la mejor manera de posicionarse en el motor de búsqueda era a través de agregar la mayor cantidad posible de datos de búsqueda a una página de internet. Palabras clave, etiquetas, meta descripciones, enlaces internos y externos, cualquiera de los anteriores era considerado parte de la fórmula de Google para determinar los resultados.

Derivado de ello, las compañías invirtieron en SEO, y fuimos testigos de cómo los sitios se llenaron de spam; no obstante, eso cambio cuando Google comenzó a penalizar los sitios por tales manipulaciones. El motor de búsqueda puede penalizar, desclasificar e incluso eliminar una página por completo.

De hecho, las sanciones de Google pueden permanecer vigentes durante años, además de que pueden significar una condena para un portal que depende del tráfico web para generar negocios. Y, aunque la mayoría de webmasters y propietarios de sitios conocen las sanciones y saben cómo evitarlas, es posible que no comprendan por completo las causas de estas consencuencias.

Por lo que, según Spinsucks, he aquí una guía esencial de sanciones de Google:

Sanciones de algoritmo vs manuales de Google.

De acuerdo con la página, cualquier disminución en Google SERP puede considerarse una penalización, ya que al considerar por qué un sitio puede ser desclasificado en el motor de búsqueda, esto podría deberse a una sanción de algoritmo.

Los famosos algoritmos de búsqueda de Google tienen en cuenta miles de métricas, usan reglas complejas y cálculos para determinar el rango. Las actualizaciones algorítmicas específicas han penalizado de forma severa a sitios por utilizar tácticas SEO que Google considera inaceptables.

Penguin, Panda o Top Heavy penalizaron miles de sitios web de una sola vez. De igual forma, las páginas con demasiados anuncios, contenido débil y enlaces de baja calidad vieron su tráfico declinar drásticamente. Lo que la mayoría no sabe es que Google emplea un ejército de ingenieros de búsqueda para revisar y calificar manualmente los sitios que han caído en las grietas algorítmicas.

Conoce las sanciones de Google.

Dentro de las sanciones específicas de Google son vastas y numerosas; sin embargo, en su mayoría pertenecen a una de las siguientes categorías:

- Encubrimiento y redireccionamientos furtivos.

- Sitios pirata

- Relleno de palabras clave

- Correo no deseado

- Contenido de baja calidad o de poco valor

- Enlaces no naturales

- Bajo compromiso y alta tasa de rebote

- Rendimiento del sitio y la página.

- Encubrimiento y redireccionamientos furtivos.

El encubrimiento es una táctica SEO que permite a los usuarios ver contenido diferente de lo que ven las arañas de los motores de búsqueda o rastreadores web. El contenido entregado varía según la dirección IP del usuario que solicita la página.

Sí el usuario se identifica como una araña de motor de búsqueda, se presenta una versión diferente del sitio, y a menudo contiene contenido que no aparece en la página visible. A su vez, el encubrimiento también se puede aplicar a las imágenes. Del mismo modo, los redireccionamientos engañosos también son violaciones debido a páginas indexadas por Google, las páginas de sus robots de rastreo.

Google aplica penalizaciones de encubrimiento cuando un sitio muestra su contenido por completo a Google, pero restringe a lo que los usuarios pueden acceder.

Sitios Pirata.

Hay momentos, de acuerdo con SpinSucks, que las sanciones de Google resultan sin que un webmaster realice ninguna acción. Los sitios pirateados con spam, malware o intentos de phishing ponen en peligro la seguridad y la experiencia de los usuarios, por lo que Google que los webmasters tomen medidas correctivas lo antes posible.

Si un pirata informático explota y pone en peligra tu portal, lo que a menudo provoca que el culpable oculte su contenido, el motor de búsqueda emitirá una penalización.

En lugar de simplemente eliminar el ranking de tu página, Google inserta una notificación de “este sitio está pirateado”, en los resultados de la página de búsqueda. Los usuarios ven esto y evitan el sitio, lo que genera un tráfico mucho menos orgánico.

Relleno de palabras clave.

El relleno de palabras clave solía ser una estrategia SEO que servía para incrementar el rango de una página en los motores de búsqueda a través de medios que violan los términos de servicio. Sin embargo, gracias a las frecuentes actualizaciones, especialmente al algoritmo de Panda, la mayoría de los sitios rellenos de palabras clave ahora tienen una clasificación deficiente.

Las sanciones de Google surgen cuando se determina que un sitio usa palabras clave y frases particulares para engañar a los robots de búsqueda en una clasificación más alta. A pesar de que el relleno de palabras clave es tabú, esto todavía puede ser una estrategia popular cuando se usa con moderación.

Correo no deseado.

Los webmasters que reciben una penalización relacionada con spam mo tienen a nadie a quien culpar sino a sí mismos, de acuerdo con SpinSucks, pues resulta complicado recibir una penalización de spam puro sin involucrarse intencionalmente en una o más tácticas promocionales de manipulación.

Si el equipo de Google determina que un sitio web no ofrece ningún valor para los usuarios, puede emitir una penalización de Pure Spam. Esto puede hacer que el portal o ciertas páginas se eliminen por completo de SERP. Pero también se pueden aplicar otras sanciones de spam menores a Google.

Un sitio puede recibir sanciones relacionadas con spam al incluir enlaces a sitios web externos de “spam”, publicaciones de blogs excesivamente promocionales e incluso comentarios de usuarios que contienen contenido promocional, galimatías y enlaces fuera del tema.

Contenido de baja calidad, de poco valor.

El contenido puede ser el rey, pero también puede generar problemas si Google determina que ofrece poco valor. El motor de búsqueda se esfuerza por ofrecer experiencias de usuarios de alta calidad, esto se logra asegurándose de que las páginas clasificadas en los resultados de búsqueda ofrezcan a los internautas el tipo de contenido que esperan encontrar: información útil y original que responde a las expectativas.

En cambio, si un portal ofrece lo que Google considera de baja calidad o contendio “delgado”, es probable que se penalice. El contenido de baja calidad se asocia a menudo con el correo no deseado, pero también puede ser el resultado de material incorrecto y poco investigado, con pocos detalles.

Los sitios de e-commerce que copian la descripción de un producto del fabricante, incluso con permiso, también presentan contenido que Google considera escaso. Además, la duplicación de tu contenido puede dar lugar a sanciones de Google.

Usar programas como Copyscape para escanear cualquier contenido enviado y utilizar las descripciones de contenido para aumentar el mismo de lo que el fabricante proporcionó. Se recomienda no usar contenido generado automáticamente o traducciones automáticas.

Enlaces no naturales.

Si bien alojar spam en tus páginas resultará en penalización, convertirse en spam en otro sitio también resultará en una sanción. Las sanciones más comunes de Google son resultado de enlaces no naturales a un sitio.

A su vez, los webmasters que compran enlaces o participan en esquemas de intercambio de enlaces para impulsar sus propios SERP recibirán una penalización. Los enlaces no naturales también pueden resultar de entradas de dirección pasadas y enlaces encontrados dentro del contenido irrelevante.

Google considera que los enlaces entrantes no naturales son una penalización importante que puede degradar las páginas afectadas o un dominio completo. Los webmasters aficionados o principiantes pueden no estar seguros de cómo controlar los enlaces externos dirigidos a sus páginas, debido a ello el motor de búsqueda ofrece herramientas para ayudarlos a administrar.

Bajo compromiso y alta tasa de rebote.

Otra manera en que Google determina la calidad de un sitio es examinando cómo los usuarios interactúan con la página; si los visitantes de una página no permanecen el tiempo suficiente para revisar el contenido, Google asume que se debe a la baja calidad.

En tanto, un rebote ocurre cuando un visitante regresa a los resultados de búsqueda sin ver más de una página en un dominio. Si la tasa de rebote es superior al 50 por ciento en un portal, o si los espectadores pasan menos de 30 segundos viendo tu contenido, podrías recibir una penalización.

Para evitar esto, los webmasters deberán proporcionar contenido de calidad para los visitantes y dispersar ese contenido en múltiples páginas dentro de un dominio.

Sitio y rendimiento de la página.

Google sabe que los usuarios no quieren perder tiempo esperando a que las páginas se carguen; por lo tanto, las páginas que se retrasen o tengan una velocidad de alojamiento lenta general recibirán sanciones en los SERP.

Los anuncios no solo pueden ralentizar el rendimiento del sitio, sino que pueden saturar una página, lo que la hace menos fácil de usar. En caso de que el motor de búsqueda determine que un sitio tiene demasiados anuncios o estos afectan negativamente a la legibilidad, penalizará el sitio.

Solicitudes de reconsideración.

Una sanción manual de Google no significa necesariamente el final de tu sitio en línea. Después de abordar y solucionar el problema, puede solicitar que Google reconsidere tu rango; para obtener las mejores posibilidades de esto, debes ofrecer tantos detalles como sea posible.

Explicar qué cambió y detalles sobre el proceso que tomaste para corregir el problema, también, asegúrate de explicar las acciones relevantes, como una lista de enlaces eliminados, comentarios de spam eliminados así como limpieza del malware, entre otros.

En caso de que Google no esté satisfecho, recibirás una notificación de que aún estás infringiendo sus pautas para webmasters; no obstante, puedes tomar nuevas medidas y volver a intentarlo.